Las enseñanzas de los cisnes negros

Por David Somoza Mosquera

Image for post
Image for post
Imagen: Google

Los acontecimientos inesperados y súbitos en el mundo económico y de los negocios son denominados “cisnes negros”, cuyo vuelo afecta profundamente a los países, sociedades, economías y empresas. Incluso pueden causar un terremoto en los mercados.

La teoría del cisne negro o teoría de los sucesos del cisne negro fue desarrollada por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb y es una metáfora que describe un suceso sorpresivo, de gran impacto socioeconómico y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección.

El COVID-19 es, sin dudas, el más fuerte de todos esos cisnes en el siglo XXI, pero no es el único que ha afectado o afectará en el futuro a las compañías. Estas aves, cuando menos se espera, alzan vuelo y un nuevo imprevisto aparece en el panorama.

Esto obliga a las empresas a estar preparadas, a aprender de las crisis y a idear un plan de continuidad de cara a nuevas situaciones. De hecho, en el transcurso de estos largos meses de la emergencia sanitaria por el coronavirus no son pocas las compañías que han adoptado estos planes.

Su pertinencia no solo en estos tiempos, sino en los que vendrán, es que proporcionan líneas de acción para afrontar y superar las crisis. Eso sí, el plan de continuidad requiere ser lo más acertado posible.

Los expertos recomiendan que antes de elaborar el plan, la empresa realice un análisis del impacto de la contingencia sobre el negocio, a fin de identificar los procesos críticos, y sea luego cuando se defina en detalle las funciones consideradas como esenciales para mantener la productividad en los mejores niveles.

Todo ello con el propósito de garantizar la continuidad del negocio, lo cual es vital para una compañía. En otras palabras, implica prepararse para el impacto a través de un plan operativo de continuidad, que garantice que las funciones de la empresa puedan recuperarse y restaurarse ante, por ejemplo, un desastre natural, una pandemia, una falla tecnológica, errores humanos o cualquier interrupción súbita de los procesos.

En este contexto, las compañías deben contar con un equipo de respuesta a las contingencias conformado por personas y líderes calificados que den lineamientos e inspiren confianza en el personal, proveedores y clientes, a quienes también hay informarles sobre el impacto que tendrá ese suceso sorpresivo.

Lo importante es aplacar a esos cisnes negros y tener presente las enseñanzas que dejan con su vuelo.

Written by

Escribo sobre temas empresariales

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store