Efectividad organizacional: coherencia entre los objetivos y los resultados

Por David Somoza Mosquera

Una definición frecuente de efectividad organizacional es “el grado de congruencia entre los objetivos de una empresa y los resultados que se obtienen”. En otras palabras, una organización es efectiva en la medida que cumple con los objetivos que se ha trazado.

Image for post
Image for post

Hoy en día las empresas se requieren de un plan de efectividad y eficiencia que describa cada aspecto que debe tomar en cuenta para lograr la efectividad organizacional. El proyecto debe ser claro y posible de evaluar en su desempeño.

Sin embargo, para alcanzar esa efectividad organizacional es necesario superar las “ineficiencias organizacionales” que suelen ser frecuentes y obstaculizan la consecución de los objetivos.

Expertos resumen estas ineficiencias en estas cuatro premisas:

-Hay demasiadas personas involucradas en cada decisión

-El personal se queja de prioridades poco claras y cambiantes

-No hay fuerza en los líderes para asumir nuevas tareas

-El personal duplica el trabajo y reinventa los procesos existentes

De manera que para hacer frente a esas ineficiencias, las empresas deben fortalecer cinco áreas que son claves para lograr la efectividad organizacional.

1-Liderazgo: Es la habilidad o proceso por medio del cual el líder es capaz de influir en los demás para poder conseguir los objetivos y satisfacer las necesidades de la empresa. La visión y las prioridades deben ser claras y el equipo cohesionado. Se requiere de un liderazgo de alta gestión con impacto en los resultados.

2-Toma de decisiones y estructura: Dentro de una organización es fundamental que los roles estén claramente definidos, así como las responsabilidades que corresponden a cada miembro para la toma de decisiones.

3- Personal: Uno de los valores más preciados en una empresa es su recurso humano, que ha que estimular, capacitar y formar, pues reviste en beneficios para el desarrollo de la propia compañía. Estos incentivos, sin embargo, deben estar alineados con los objetivos.

4-Procesos y sistemas: Una organización funciona como un sistema, es decir, un conjunto de procesos interrelacionados que interactúan para alcanzar los objetivos de corto, mediano y largo plazos. Estos procesos son realizados continuamente por las personas que conforman el equipo de trabajo. Por lo tanto, los procesos organizacionales deben tener una ejecución destacada y, además, es fundamental un soporte efectivo y eficiente de esos procesos y sistemas.

5-Cultura: Se entiende al conjunto de creencias, hábitos, valores, actitudes, tradiciones entre los grupos existentes en todas las organizaciones. De allí que se requiera un elevado nivel de valores y comportamientos alineados con la empresa y, muy importante, capacidad para el cambio sobre todo en esta época de globalización y nuevas tecnologías.

Así que las organizaciones para lograr la efectividad tienen que ocuparse de esas cinco áreas a través de estrategias relacionadas con la gestión del talento, el desarrollo del liderazgo, el diseño y la estructura de la organización, la implementación de cambios y transformación, el despliegue de procesos para gestionar el capital humano.

Y, al final, para determinar si la empresa ha alcanzado la efectividad organizacional se debe revisar si lo que se está obteniendo como resultado tiene la relevancia y responder a la misión y visión empresarial. Dicho de otra manera, el resultado debe ser tangible y de valor.

Desde Purolomo tenemos claros nuestros objetivos: adelantamos una política organizacional enfocada en el crecimiento, genética de primera, inversión en infraestructura, tecnología de avanzada, procesos automatizados y una cultura de “ahorro financiero” para continuar creciendo.

Written by

Escribo sobre temas empresariales

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store